Elige entre las mejores casas para perros

Las casas para perros son un elemento básico para el bienestar de tu mejor amigo. Si lo que buscas es una casita para tu perro, en nuestra web encontrarás todo lo que necesitas.

Te enseñamos todos los tipos, tamaños y materiales de casas para perros para que tengas todo muy claro a la hora de elegir y comprar la más adecuada para tu querida mascota.

casas para perros

Tipo de material de casetas para perros

Existen varios materiales de casas para perros. Si todavía no sabes qué tipo de material de caseta es el más adecuado para tu perrito, te hemos preparado una pequeña guía para que encuentres lo que buscas.

Casetas de perros según el tamaño

Qué debes saber antes de comprar una casa de perros

Hay miles, si no millones de casas para perros en el mercado. Se diferencian por el material del que están hechas, por el tamaño pero también por su calidad, entre otras cosas. Elegir una casa para tu perrito puede parecer una tarea fácil pero, a la hora de comprarla es muy importante conocer, por lo menos, las características básicas para que nuestro mejor amigo se sienta perfectamente bien en su nuevo hogar.

 

Tamaño adecuado – La casa para tu perro debería contar con el suficiente espacio para que el perrito entre sin problemas, para que pueda darse la vuelta, tumbarse de forma cómoda…

 

No es correcto decidir las dimensiones de la caseta que vamos a comprar, guiándose por el peso del perro. Existen razas grandes y delgadas que cuentan con el mismo peso, que otras razas más pequeñas y fuertes.

Lo mejor es medir al perro y después compararlo con las dimensiones de la caseta.

 

Para medir a nuestro mejor amigo tenemos que tener como referencia sus medidas de altura. Primero, medimos desde una de las patas delanteras hasta el punto más alto de la cabeza. Así sabremos qué altura necesitamos para la caseta, contando con un mínimo de 5 cm. más para el techo.

 

Luego mediremos desde una de las patas delanteras hasta el cuello para conocer la altura que debe tener la puerta. La abertura de la puerta debería ser adecuada para que el perro pueda entrar de forma sencilla, siempre contando con que el perro puede agacharse para entrar. Hay que tener cuidado también para que la puerta no sea demasiado grande, y esto es especialmente cierto en cuanto a las casetas exteriores. En ese caso podría entrar agua o viento fácilmente dentro de la casita.

 

Para medir las medidas del largo hay que medir desde la punta de su hocico hasta la cola, esta última dejándola sin medir.

A continuación mediremos la anchura del perro midiendo las partes más anchas de los hombros. Esto nos ayudará a conocer la anchura que la puerta debe tener, por eso debería tener por al menos 4 centímetros más que la anchura del perro.

 

Otras características importantes

Mantenimiento fácilLa casa del perro ha de mantenerse limpia y habitable, lo que le garantizará una vida más larga. Para eso ayuda mucho si el tejado se puede desmontar de manera fácil, permitiendo de ese modo que se pueda entrar también a los rincones menos alcanzables con más comodidad.

 

Material de la caseta – Existen tres tipos básicos de casetas para perros. Generalmente los dueños de nuestras simpáticas compañías se interesan por las casas de madera, de plástico o de tela.

 

Si lo que queremos es que nuestra mascota viva con nosotros, dentro de nuestra casa, será suficiente con comprar una casita de tela. Pero si elegimos el lugar en donde instalar la casa para nuestro perro fuera de nuestro hogar, como por ejemplo en el jardín, será importante elegir un material más resistente. La madera es un material resistente a los rigores del invierno, y a la vida en intemperie.

También es posible elegir una casa de plástico para colocarla en el exterior.

 

Ubicación de la casitaEs muy importante. Tu mejor amigo va a pasar muchas horas en su propio hogar, por eso es fundamental que se sienta a gusto en cualquier momento del día.

 

En cuanto a las casas para perros exteriores, hay que tener cuidado para que no se mojen con la lluvia, de forma que no estén en un lugar ventoso o en un lugar en donde los rayos del sol entren directamente.

 

Si estamos pensando en comprar una casa para nuestro perro, de interior, también tendremos que tener en cuenta no ubicarla cerca del radiador para que el perrito no sufra calor en exceso.

 

Cómo mantener en buen estado la casa para nuestro perro

Es fundamental darle los necesarios cuidados a la caseta de nuestro mejor y peludo amigo. Sabemos que él no puede limpiarla, pero en cambio nosotros sí podemos dedicar algo de tiempo para que el hogar de nuestro perrito esté limpio y cuidado.

El mantenimiento así como la limpieza, dependerá mucho del tipo de material con el que está construída la casa de nuestro perrito.

En el caso de una casita de plástico, se podrá limpiar tranquilamente con un trapo mojado o húmedo y, si tienes acceso al jardín, puedes hacer la limpieza con una manguera.

Lo más fácil será abrir el tejado de la casa y así limpiar el suelo y sus paredes. Después, no olvides secar todo muy bien y colocar el tejado de nuevo a su sitio. Limpia también las distintas partes de la casa por el exterior, sobre todo si tu mascota vive en el fuera de tu hogar (en el jardín, etc…).

 

Lava también los cojines

También es importante lavar los cojines que tiene dentro, y quitar todo el pelito que nuestro alegre amigo ha dejado.

Si tu perrito vive en una casa de madera, puedes hacer una limpieza similar, pero sin usar mucha agua, porque la madera tarda en secarse mucho tiempo y además, si usamos agua, la casa puede romperse. Hay que revisar bien la caseta, sobre todo por dentro. Puede ser que un clavo se salga de su lugar, así como cualquier otra cosa que puede dañar a tu perro.

 

Una vez cada 2 años sería bueno proteger la madera con barniz u otro tipo de producto similar para que siga manteniendo sus propiedades impermeables.

No es aconsejable limpiar las casetas con productos químicos.

 

Las casetas de tela las puedes limpiar con una aspiradora y, si el material te lo permite, el cojín o la manta que tiene por dentro la puedes poner a lavar en la lavadora.

 

Realiza el mantenimiento de la caseta, siempre y cuando sea necesario, pero como mínimo una vez al mes. En las casetas de tela es aconsejable limpiarlas de toda la suciedad, regularmente, al menos una vez por semana. Es cuestión de unos pocos minutos.

 

Qué material elegir: ¿madera, tela o plástico?

Si estás dudando sobre el tipo de material a elegir para la caseta de tu perrito, tienes que saber que cada uno de los materiales, como es natural, tiene ventajas y desventajas. Depende además del lugar en donde coloques la caseta, así como de la raza del perro que hará de la caseta su propio hogar.

 

Las casetas de madera son adecuadas para el uso en exteriores. Si tienes un perrito y vive en el jardín, en el patio o simplemente fuera de las blancas paredes de tu casa, este tipo de material es el mejor, ya que protege muy bien del frío así como del calor. La madera es un material resistente, aún si bien es cierto que, por otro lado, debes contar con un mantenimiento y limpieza más exigentes.

 

Normalmente se usa para perros grandes, pero se pueden utilizar tranquilamente para razas pequeñas si decides que su hogar esté fuera de casa.

Las casas de plástico se pueden usar tanto en el exterior, como también en el interior. Si prefieres colocar la caseta de tu fiel amigo en el exterior, hay que tener en cuenta que las condiciones climáticas pueden dañar este tipo de material, causar las deformaciones, etc.

 

El plástico no protege del frío ni del calor. Las casitas de este tipo son muy ligeras, por lo que se pueden mover de forma sencilla. También la limpieza es mucho más fácil y rápida usando un trapo y agua. Este tipo de casas se seca rápido y después de su limpieza están enseguida preparadas para su uso.

 

Su hogar lo encuentran en este tipo de casetas los perritos, sobre todo de raza pequeña, pero también de raza mediana.

 

Las casitas de tela sirven para su uso en interior. Si tienes un perrito pequeño o mediano y te gusta que comparta contigo tu casa, esta es la mejor elección. Son ligeras, cómodas de transportar y no requieren ningún mantenimiento especial. Son más cómodas para los perritos que las de plástico, puesto que cuentan con textil, manta y cojines por dentro. Su montaje y desmontaje es fácil y rápido.