casas para perros de plastico

Las casas para perros de plástico tienen una ventaja importante. Son ligeras y por este motivo se pueden desplazar y mover de un lugar a otro. Se trata de una opción ideal si planeas viajar con tu perrito y quieres llevar con él su propio hogar.

Naturalmente, las casas plásticas para perros no servirían para grandes viajes, sino para viajar en coche como, por ejemplo, sería el caso de una escapada rural. De esta forma puedes desmontar y volver a montar la casita en el interior o también en exteriores.

Las casetas para perros de plástico y sus ventajas y desventajas

Las casetas para perros de plástico son relativamente fáciles de limpiar. Esto es su principal ventaja. En realidad no requiere mucho esfuerzo limpiar este tipo de materiales, si lo comparamos con otras formas de construcción. El plástico se mantiene de forma sencilla y, además, no tarda nada en secarse. Entre otras de las ventajas podríamos incluir su liviandad, es decir, su poco peso. Por eso son muy cómodas para transportar y son adecuadas, como hemos dicho, tanto para interiores como para exteriores.

Las casitas para perros de plástico se venden de todos los tamaños. Puedes obtener por ejemplo las casetas grandes y por eso las puedes comprar, ya sea para perritos de raza grande, o razas medianas y pequeñas, porque aparte en lo que se refiere a las desventajas, es que es cierto que no son muy buenas aislando térmicamente al perrito del exterior.

Es así, que estas casetas protegen muy bien a los perros del sol y de otros elementos meteorológicos, como el viento y la lluvia, pero la temperatura en su interior depende mucho más del exterior.

¿Qué tipo de plástico elegir para una caseta?

Existen varios tipos de casas para perros de plástico. Por ejemplo, encontramos casas para perritos plásticas construidas, o hechas de resina, PVC o Polipropileno.

Las casetas de PVC o resina son un tipo estupendo de casita para nuestro perrito, ya que la resina o el PVC son materiales en los que se reúne tanto su buena apariencia estética con lo fácil que resulta montarlas.

Es decir, no resulta demasiado difícil construir estas casitas. Incluso, otra ventaja que tenemos también, es que las fabrican – en lo que se refiere a PVC – en varios diseños y también en diferentes colores.

Con este material haremos las delicias para nuestro perro, puesto que las casas para perros de resina, o de PVC, no precisan prácticamente mantenimiento. Simplemente lo limpias con agua.

Por ese motivo es bastante recomendable y apta para las zonas más lluviosas y húmedas, en donde tal vez es cierto que habrá que tener en cuenta que una vez se rompa esta casita de perrito, sí que ya no vamos a poder volverla a reparar, sino que habrá que comprar otra.

Resina y su ventaja

Algunos modelos de casas para perros de resina, dan una muy buena apariencia externa e, incluso, todo parece indicar que son como si fueran realmente casas para perros de madera.

En lo que se refiere el precio, son bastante similares y, en realidad, prácticamente igual de resistentes.

Si lo que buscamos son casas para perros de polipropileno, aquí es importante conocer que tienen como ventaja que estas jamás se van a oxidar ni tampoco las vamos a encontrar agrietadas.

Casitas de plástico para perros y su limpieza

Las casitas de plástico para perros se limpian de forma muy sencilla. Te lo explicamos aquí todo paso a paso.

Si lo que queremos es limpiar las casetas para perros de plástico, deberemos tener en cuenta determinados factores y, para empezar, deberemos limpiarlas con cierta regularidad.

Bastante a menudo, o normalmente, siempre que te des cuenta de que existe una suciedad que habría que limpiar para que no se vaya acumulando de forma que luego sea más difícil de eliminar. Lo importante es, por lo menos, mantener unos mínimos recomendables, por ejemplo limpiar la caseta para tu perrito, una vez cada mes.

Limpia las casetas para perros de resina según estos pasos:

Lo primero que tienes que hacer es vaciar la caseta. Quita todo lo que tenga en su interior: juguetes, restos de comida, mantitas o cojines.

Pon en la lavadora todo a lavar. Luego desmonta el tejado de la caseta y, después, limpia todo muy bien, no olvides limpiar los rincones también.

Para limpiar las casitas para perrito de plástico que tenemos en casa, puedes usar productos para limpieza especialmente indicados para perros. Y, por supuesto, ¿por qué no usar la manguera del jardín y echar un buen chorro de agua a la casita? De esta forma, con la presión del agua, haremos que fácilmente se vaya todo lo que no tiene que estar ahí.

Por cierto, no te olvides de limpiar tanto por fuera como por dentro las paredes y, ni mucho menos, el techo. También es importante cuando termines la limpieza secar bien la caseta, y poner otra vez todas las cosas dentro, limpias y secas.

Casetas de plástico para perros y su ubicación

Las casetas de plástico para perros se pueden situar tanto en interiores como en exteriores. Algo positivo, aunque tendrás que tener en cuenta que si la colocas fuera de casa, de tu hogar, en el exterior, deberás intentar que no entre demasiado sol. Al menos, en las horas más cálidas del día.

Lo mismo te recomendaríamos para los momentos de más frío a lo largo del año.

Recuerda, que las casetas de plástico no tienen capacidad de aislamiento térmico, igual que las casitas para perros de tela, por lo tanto la temperatura en su interior depende mucho del clima externo.

Casas de plástico para perros pequeños

Estas son las casetas para perros pequeños de plástico que te ofrecemos:

Casas de plástico para perros medianos

Si buscas casas para perros medianos, estas casetas de plástico te pueden interesar.

Casetas para perros de resina (razas grandes)

Estas casetas para perros de resina son adecuadas para perritos de razas grandes. Si es tu caso, te aconsejamos echar un ojo a los siguientes modelos.

Otro tipo de casetas